Make your own free website on Tripod.com


  Augurios  

"Alegrías Abrileñas"

"A Víctor Manuel Jiménez Gómez"

"Las Caricias del Abuelo"

"Augurio de una Esperanza"

"Los Años de Francine"

"La Canción del Abuelo"

"Presagios de Rosa en Campos de Azur"

"Sus quince años"



                    "Alegrías Abrileñas"

                    Para Ivannia Fabiola Picón Gómez en su tercer cumpleaños.
                    Sus abuelitos:  Gerardo e Inés.

                    Tres años de infantiles ilusiones
                    que han pasado tan raudos como el viento,
                    nos colman de paz y de contento
                    en una eclosión de corazones.

                    Hoy que celebras tan feliz evento,
                    promesa de una vida venturosa,
                    todo se torna de color de rosa.
                    ¡Gracias Señor, por vivir este momento!
                    
                    ¡Qué feliz me sentiría nieta mía
                    si las Musas me ofrecieran obsequiosas,
                    inspiración para cantarte estrofas
                    con tu motivo perennal:  tu mejor día!

                    Pero las esquivas deidades del Parnaso
                    ya no escuchan mi voz, no me responden;
                    no sé si es que no me oyen o se esconden,
                    porque ya mi numen se oculta en el ocaso.

                    Recibe, pues Ivannia Fabiola esta balada
                    que con su laúd te canta tu abuelito.
                    Que ella sea en tu vida como un hito,
                    con todo el esplendor de una alborada.

Ir al índice

"A Víctor Manuel Jiménez Gómez" Grumete de un junco azul que el amor guía, llegaste, Víctor Manuel, de ignotos mares. Te recibimos con alborozo en estos lares. Gracias paladín de la alegría. Inteligente embajador de Asia con la flecha certera de Cupido, lograste haces de dos razas, caro nido, como fruto de amor y de tu gracia.

Ir al índice

"Las Caricias del Abuelo" Para Erika Mishell Gómez Soto. Te asomaste Ericka un dí como un rayito de luna, iluminando tu cuna con tu vida. ¡Qué alegría! Así, angelical nieta mía nos colmaste de ventura. Cuanta esperanza futura cual celeste epifanía. Mi numen se remoza y canta con extrañable ternura, a la bella criatura que atesoras tanta dicha. Tus leves ricitos de oro me ofrecen la inspiración para un verso, una canción con que te mimo, ¡tesoro!

Ir al índice

"Augurio de una Esperanza" Para María Gabriela Gómez Pizarro. Hoy que empieza para ti un nuevo sino en tu devenir de mujer ilusionada, es para ti, María Gabriela, esta balada que tiene de las aves, -el rumor de un trino-. Con ella te canto en mi laúd esta romanza celebrando con filial amor este suceso, para ofrecerte en mis versos el calor de un beso, y el augurio feliz de una esperanza. Así robo a mi astro para ti la inspiración más pura y con la venida del parnaso al cual me fío de la mano es pos del inmortal Dario, canto para ti con singular ternura. Así te obsequio en el día sin par de tu alegría lo que muy hondo siente mi corazón de abuelo. Así se place con mi rima el cielo, al compás de campanas y de gran trompetería.

Ir al índice

"Los Años de Francine" Para: Francine Inés Gómez Pizarro. En este venturoso día de tu vida azul-rosada, cumpleañera feliz de tus quince años. Cuando no te han amargado, del vivir, los desengaños, yo quiero, mi nieta dedicarte esta balada. En esta etapa de núbil existencia en el seno de tu hogar paterno, yo imploro a Dios que sea eterno el amor filial, así como de Cristo, su inmortal vivencia. Perdóname Francine si mis versos, carecen de la inspiración que me fue grata, pero mi Musa me abandonó la ingrata y ya mis cantos dejaron de ser tersos.

Ir al índice

"La Canción del Abuelo" Para: Olivier Arturo Gómez Soto. En esta fecha en que palpita una esperanza, cuando las aves te ofrecen sus gorjeos, cantar para ti son mis deseos, con devoción de tu abuelo, esta romanza. Que el cielo derrame sobre ti sus bendiciones, hoy que blasonas de ser ya un hombrecito. Que este día se marque como hito en tu senda de infantiles ilusiones. Pluga a Dios mi idolatrado nieto, que con la misma devoción el próximo año, te pueda cantar si no me llamo a engaño, con mi laúd, quizá un soneto.

Ir al índice

"Presagios de Rosa en Campos de Azur" Para mi nieto: Claudio José Canales Gómez.

Si yo fuera, mi nieto, un Panida, y si con Darío pudiera alternar, en mil versos de oro podría contar este primer lustro de tierna vida. Si el alto parnaso pudiera escalar en rauda procura de mi inspiración, azules mis rimas en esta ocasión con cuánta alegría podría cantar. Pero es vano empeño. Mi lira, cansada, se esquiva a mi intento de hacerla soñar; ya no hay princesitas, ya no hay elefantes al borde del mar; ya no hay cuentos de hadas, Claudito, no hay nada. Queda, sin embargo, mucho que esperar: la dulce promesa de tu vida en flor; los años risueños de estudio y honor, la gloria que alcanza quine sabe triunfar. Todo esto mi numen lo quiere anunciar con la complacencia de este viejo augurio presagios de rosa en campos de azur. Es lo que esto te quiere ofrendar.

Ir al índice

"Sus quince años" Para Flor de María Anoche una encantadora, me contó muy escondida, que en el reloj de tu vida mañana se cumple la hora. Hora feliz y soñada sin dolor ni desengaños, hora con ansia aguardada de ventura y de quince años. Y agregó la encantadora agitando su varita: "En la mansión de Florita hay gran fiesta desde ahora. Porque allí se han congregado como en varia florecencia ensueños de adolescencia con recuerdos del pasado. Hay remenbranzas lejanas de los años infantiles y se escucha en alegres dianas anunciar sus quince abriles". Y calló la encantadora y a su conjuro hechicero vino un raudo mensajero desde el país de la aurora. Y un presente divinal a tus pies dejó garvoso y se volvió presuroso a su casa de cristal. De tu madre es el presente y del cielo te lo envía para que estés en tu día muy dichosa y muy sonriente.

Ir al índice