Make your own free website on Tripod.com

Biografía

Gerardo Gómez Ramírez, oriundo de la ciudad de Cañas, provincia de Guanacaste; nació el cuatro de junio de mil novecientos uno. Sus padres fueron: Gerardo Gómez Tablada y Leandra Ramírez Dompé ambos de origen nicaragüense. Hizo toda su educación primaria en una escuela privada y, luego, por su propio esfuerzo de superación, completó su cultura autodiadáctica.

En el mes de octubre del año mil novecientos treinta y seis, contrajo matrimonio con la distinguida profesora liberiana, doña Inesita Somarribas Saldívar. De esta unión matrimonial nacieron los siguientes hijos: Gerardo A. (q.p.d.), Julieta E., Carlos M., Oky M., María M., Jorge A., Inés Y., Eduardo A. y Mario E. Gómez Somarribas.

El diez de agosto de mil novcientos cuarenta y seis, participó en una Velada Artístico - Literaria que miembros de la A.I.V.V.D.E. organizaron en honor del señor Presidente de la República, Licenciado Teodoro Picado y su señora doña Etelvina de Picado.

La obra poética de este aeda de la Pampa Chorotega, se ha hallado completamente inédita. Retraída por temperamento a la publicidad, sus versos dormidos al fin han alzado vuelo, un vuelto tan alto en "Amor Filial".

"Amor Filial", recopila la mayoría de sus inspiraciones, desde 1930 hasta principios de los ochenta.

Medios como "La Tribuna" y "Diario de Costa Rica", reseñaron hace varias décadas en relación con su obra literaria.

Autor de la letra de dos himnos de dos centros educativos de Cañas, Guanacaste; el himno al Liceo Miguel Araya Venegas y el himno a la Escuela Monseñor Luis Leipold.

La Corporación Municipal de Cañas, Guanacaste, en su sesión No. 264-86 del nueve de enero de mil novecientos ochenta y seis, (artículo No. 1, inciso 2), lo declaró

HIJO DILECTO DEL CANTÓN DE CAÑAS
por los servicios prestados a su comunidad, su provincia y por su valioso aporte poético.

Murió a la edad de ochenta y dos años, el cinco de noviembre de mil novecientos ochenta y tres. Sus restos reposan en su cantón natal, en la ciudad de Cañas; mas sus versos seguirán entre nosotros por siempre...