Make your own free website on Tripod.com


  Sentimientos  

"Amor Filial"

"La Amada Muerta"

"No te Aflijas

"Súplica Postrera"

"Tus Madrinas Gracias"

"Epitalamio"

"Madreselvas"

"Ofrenda Lírica"

"Anhelos"

"El Nido de los Gorriones"



                    "Amor Filial"

                    Yo tengo un amor entrañable
                    que a mi madre lo doy sin cesar;
                    y comparto la dicha de amar
                    con una hija que encuentro adorable.

                    Es anciana mi madre querida
                    y la mimo cual un bebé;
                    muy ingenua es mi hija, lo sé,
                    pero entre ambas me colman la vida.

                    ¿Qué será de mi pobre existencia
                    cuando falte el calor maternal?
                    ¿Qué será de la nieta, si el mal,
                    tornar quiere en maldad su inocencia?

                    Sólo Dios bondadoso y clemente
                    hacer puede mi vida mejor;
                    sólo Él puede apartar al temor
                    que a intérvalo me roe la mente.

Ir al índice

"La Amada Muerta" Vacía está la casa donde otrora moraron la amistad y el decoro, pero un algo impalpable que yo ignoro se agita en el silencio, y tal vez llora. No sé si es ilusión o si es quimera esta lúgubre visión que vaga y llora. Sólo se da en una esposa fiel que fuera, ¡perdona si eres tú noble señora! Sí, es el alma de una muerta que ha quedado a la vera de un camino; el de la vida; mientras deja el destino así cumplida su misión, que un amor ha destrozado. Por eso, en el silencio que la noche hace intenso en la casa abandonada, al cerrarse las tinieblas como un broche, escúchase a aquella alma acongojada y trémula de pesar, que llama en vano. ¡Pero nadie responde a su querella; el caro ser que busca está lejano y sólo vive del recuerdo de ella! Por eso, cuando el día se ha llegado y las sombras van dejando los espacios, la pobre muerta de cabellos lacios, ¡Se vuelve triste, a su sepulcro helado!

Ir al índice

"No te Aflijas" Si la envidia te sale al camino y pretende tu paso cerrar no te aflijas, que siempre has de hallar quien te libre del tierno destino. Si la inmunda calumnia, con saña pretendiere mancilla de ti, no te aflijas, que le ocurre así a toda alma que es buena y no daña. Sigue siempre por la recta senda sin mirar si a la vera escondidos se apostaron algunos bandidos que robar quisieran de tu honor la prenda. No verán colmado su pretervo afán cosas almas ruinas que te persiguen; pues los negros fines que así se conciben son como alimañas que al infierno van. Sigue muy serena por la recta senda que el deber señala a toda mujer, deja en el olvido las penas de ayer y ruégale al cielo que tu honor defienda.

Ir al índice

"Súplica Postrera" Por grácil, por gentil, por hechicera, yo te ofrendo los acordes de mi lira, que son ansias y súplicas postreras, de un amante infeliz si no te mira. Son tus ojos extraño sortilegio, pues que enciendes, al mirar los corazones es tu porte señorial, gallardo y regio como el noble esplendor de tus blasones. ¿Dónde estás, oh mujer que no te hallo, si no llega hasta ti mi voz cansada? De tus ojos de luz, no tengo rayo, de tu ardiente pasión, no tengo nada. Ámame por piedad, mujer querida y calma mi ansiedad, mi loco anhelo; no sea que tardes y, en la vida no me oigas otra vez... hasta en el cielo.

Ir al índice

"Tus Madrinas Gracias" Para Inesita Somarribas Saldívar Si te nombraron Inés como de don Juan la amada fue por consejo de una hada que ese nombre el tuyo es. Yo no sé por qué lo hicieron más tengo en convencimiento que a tu feliz nacimiento todas las gracias vinieron. Y las augustas deidades que te vieron al nacer, dijeron: Esta ha de ser la reina de las beldades. Y Aglas te dio el don que a la mujer hace buena, el tallo de la azucena y virtuoso el corazón. Talía en su frenesí brindó néctar y ambrosía, robó sus luces al día para dártelas a ti. Finalmente, otros dones Eufrosina puso en ti con que rendir siempre así a tus pies los corazones.

Ir al índice

"Epitalamio" En caballo con alas hacia acá se encamina, con le cinto la espada y en la mano el azor, el feliz caballero que te adora sin verte, y que llega de lejos vencedor de la muerte, a encenderte los labios con un beso de amor. Darío Yo quisiera en estrofas nupciales la ocasión de tu boda cantar, y a tu paso maruja trovar con el ritmo de los madrigales. Hoy que tuyo es fiel caballero que encendiera en tu pecho el amor, son los versos señora en tu honor de este humilde e ignorado trovero. Sin armas ni escudo tan sólo el valor, sin espada al cinto en la mano azor, vino el compañero que Dios te eligiera para ser vasallo de tu corazón. Fue suerte la suya, feliz ocasión en que el cielo quiso que asi sucediera.

Ir al índice

"Madreselvas" A la memoria de mi madre querida que tanto amé. Florecillas que a mi alma le ofrendan sutil fragancia con que mi pena se calma si el dolor martirio escancia. En mi pobre corazón, las Madreselvas yo aspiro, con insensata fruición. Florecillas que yo admiro, que prefiero en mi vergel, porque es suave su perfume con el aura forestal. Si el dolor conmigo es cruel y la pena se consume, cúranme las madreselvas, de mi mal.

Ir al índice

"Ofrenda Lírica" Yo no te conozco hermano poeta, pero sí comparto tu novel sentir; yo nunca he estrechado tu mano de esteta, más sé que eres maestro, que sabes construir. Por eso te busco por este camino que es senda de lucha por más que gloriosa, para que tu mano me des bondadosa y tu ciencia alumbre mi culto destino. Yo no te conozco sensible Panida, sólo sé que es fuente de tu inspiración la lira que llevas en tu alma prendida junto a los efectos de tucorazón. Por eso te busco hermano trovero, para que me digas con nobleza y franqueza, si al fin de esta senda llena de esperanza, hallaré las fuentes sagradas de homera. A ti me confío con amor de hermano que siente flaquezas y vacilaciones; que rima escondido sus inspiraciones y oculta sus trovas al mirar mundano. Por eso, estas rimas que bañó el rocío de las noches claras de mis soledades, van como oblaciones de mis mocedades, hacia ti, poeta y buen hermano mío.

Ir al índice

"Anhelos" Yo siento anhelos extraños que me embargan el alam, y un deseo muy hondo de cruzar los espacios como un ave de ensueño. En la extensa llanura, que limita azulino horizonte, cual viajero perdido, mi espíritu vaga embriagado de azul, de infinito. Yo quisiera dejar la corpórea envoltura que aprisiona a mi alma, muy cansada y enferma en la cárcel estrecha de la vida inviolable. Yo sería feliz si este vaso de arcilla de la frágil materia que aprisiona a mi alma, yaciera en la nada como una ánfora rota. Es que anhelo ser libre de este mundo mezquino, cruzar los espacios como un ave de ensueño y embriargarme de azul, de infinito.

Ir al índice

"El Nido de los Gorriones" Sobre el arco que sostiene aquel bombillo, en un poste octagonal del alumbrado, formó su caro nido un gorrioncillo que no han visto los muchachos del poblado. Muy pronto, en ese hogar tan diminuto que protege la gracia de los cielos, pedirán de comer, cada minuto, con su débil piar, tiernos polluelos. Entonces su madre, presurosa volará sin cesar por los jardines, posando fugaz, de rosa en rosa, o libando la miel de los jazminez. Y cargada con el néctar de las flores volverá la dulce madre a su morada, a sus hijos buscando emocionada y al Supremo Hacedor, cantando loores. Bendito seas, Dios Omnipotente, que en tu grande y sin igual sabiduría, proteges tus criaturas muy clemente y les brindas con el pan de cada día.

Ir al índice